Zona de Reserva Campesina, una nueva esperanza

14 06 2011

Tal como explicamos en otras entradas, el campesinado colombiano ha sido durante muchos años, y es aún a día de hoy, perseguido. Esta persecución tiene como finalidad forzar al campesin@ a abandonar sus tierras. Unas veces para que pasen a formar parte de grandes latifundios (10% en manos paramilitares y narcotraficantes), y otras, de  grandes multinacionales, a las que no se les escapa gran riqueza mineral que poseen. Para garantizar el desplazamiento, el Estado colombiano ha limitado su presencia, a una fuerte militarización de la región bajo la excusa de la lucha contra las drogas y la insurgencia obligando al campesinado o bien a engordar los cinturones de pobreza de las grandes ciudades, o a ocupar nuevos terrenos selva-adentro.

Este continuo desplazamiento ha hecho que el campesin@ a día de hoy viva en terrenos baldíos, es decir que oficialmente pertenecen al Estado, aunque lleven años trabajando en ellos. Esto constituye una nueva amenaza de desplazamiento, y más después de ver que el Estado, haciendo valer sus intereses, no ha cumplido con su obligación de darles el título que les pertenece. El anuncio este año por parte del nuevo ministro de agricultura de volver a reactivar las Zonas de Reserva Campesina (ZRC), es un paso en la lucha contra esta amenaza.

Que es la Zona de Reserva Campesina (ZRC)?

Una ZRC se define como un área geográfica delimitada para ordenar social, cultural y ambientalmente la propiedad de la tierra en esa región. Es una figura que defiende el derecho a la tierra del campesin@, así como lo hace el Resguardo para los pueblos indígenas o los Consejos Comunitarios para los Afro-Colombianos. En esta región se busca desarrollar, estabilizar y consolidar la economía campesina para que convivan pequeños propietarios. En la ZRC, la propiedad puede delimitarse en términos de Unidad Agrícola Familiar (UAF). Una UAF corresponde a un número de hectáreas variable, en función de la unidad familiar que tenga que sustentarse.

Esta figura fue aprobada por el Gobierno en 1994, después  de diversas marchas en la década de los 90 protagonizadas por las organizaciones campesinas. Este logro se vio truncado con la  llegada al Gobierno de Álvaro Uribe (2002 – 2010), el cual paralelamente a su política de terror, se dedicó a estigmatizar las ZRC, presentándolas como refugio de la insurgencia, hasta conseguir congelar todas las iniciativas que ya estaban en marcha.

Qué beneficios aporta la ZRC al campesinado?

  • La titulación de la ZRC, es comunitaria,  lo que obliga a las parcelas a atenerse a las normas de la ZRC, pero cada familia es  propietaria (con título) de su UAF, por lo que ya no es vulnerable ante un posible desalojo por parte del Estado.
  • Cualquier propietari@ puede vender su UAF, cambiarla, pero nunca puede hacerlo a una multinacional, sino que ha de hacerlos a otro campesin@. Además ningún campesin@, puede ser dueño de más de una UAF, lo que combate claramente el latifundismo que es un grave problema en Colombia (Un 0,43% de los grandes propietarios es dueño del 62,91% del Área Predial Rural)
  • Se prohíbe la extracción indiscriminada de recursos naturales, lo cual busca su preservación mediante una explotación racional. Además, al no poder poseer grandes extensiones, las multinacionales no pueden acceder a estos terrenos
  • Construcción participativa por parte de l@s campesin@s de  un Plan de Desarrollo de la región al cual el Estado está obligado a limitar sus inversiones. Esto significa que será el mismo campesinado quien decide la dirección a tomar para el desarrollo y que el Estado está obligado a invertir en ello.
  •  Elaboración de un Plan de sustitución de cultivos de uso ilícito a través de iniciativas productivas concertadas  con las comunidades campesinas . Esto hace que el plan para erradicar este tipo de cultivos ya no sea la fumigación masiva sino a través de generar una alternativa real al campesinado.
  • Permite la creación de una política rural alternativa encaminada hacia la verdadera reforma agraria que requiere el país.

Así pues, con el anuncio realizado por el Gobierno y la reactivación de las ZRC, se abre una nueva esperanza para tod@s es@s campesin@s que viven día a día bajo la amenaza de un nuevo desalojo. Ahora es el momento de ver si el anuncio de creación de nuevas ZRC hecho por el gobierno para este año queda en solo palabras o termina siendo una realidad.