Entrevista a activista colombiano sobre su reciente estudio de Palma y Paramilitarismo en el Norte de Ecuador

5 09 2011

Entrevista a un activista colombiano, licenciado de ciencias sociales de la Universidad distrital de Bogotá  y  Magister en Integración Regional y en Sociología.

Nos puede hacer un breve resumen del objetivo de su último trabajo?

El objetivo del trabajo es determinar si a través de la palma aceitera y de la presencia de los grupos armados  ilegales colombianos y ecuatorianos, ha habido un cambio en las prácticas de vida de la comunidad afro descendiente en el norte de Esmeraldas  y cómo ocurrió este proceso.

Porque decidió hacer el trabajo de investigación sobre este tema?

El trabajo se realiza por varias inquietudes. Primeramente porque los afro descendientes son los últimos en la jerarquía socio-racial en el Ecuador, por detrás de  los blancos, indígenas, mestizos. Este patrón se sigue repitiendo desde la época colonial, pero de maneras mucho más difíciles de ubicar y mediante las plantaciones de Palma se está evidenciando más esta discriminación. Otro motivo es que la gente de la región me dijo que quería saber, por qué la palma está, quitándoles tierras, desplazando a la población, y el porqué de la presencia de grupos armados en la región. Me plantean, el pueblo afro ecuatoriano, todas estas inquietudes a mí, porque yo había estudiado los grupos armados colombianos y en esos momentos estaba empezando a estudiar grupos  paramilitares dentro del período de “desmovilización” entre 2005 y 2007.  AL igual que otros activistas, intento demostrar que no es una desmovilización, sino una reorganización del paramilitarismo y la palma me parece la forma más clara de demostrar que hay una reorganización del paramilitarismo colombiano, pero en este caso en el Ecuador.

3 Ha encontrado dificultades para desarrollar esta investigación? Se ha sentido amenazado?

Afortunadamente inconvenientes como activista no ha habido ya que hemos manejado el tema con mucho cuidado. El problema que sí se ha dado, y que he podido evidenciar, es que los temas relacionados con afro descendientes todavía siguen siendo discriminados en la academia, es decir, no apoyan investigaciones que tengan que ver con afro descendientes o investigaciones donde en alguna manera sean partícipes cosas “ilegales”, ya que a la institución le da miedo comprometerse con estas cosas. Yo me presenté a varias instancias a presentar el tema para buscar ayuda, y me dijeron que ellos no trabajaban en esa región por “temas de seguridad”. Pero si no trabajan allí, esas cosas siguen pasando!

Entrando en el tema, porque en la región de Esmeraldas?

Hay cuestiones geográficas. La palma solo se puede cultivar en regiones tropicales no superiores a 500 metros sobre el nivel del mar. También tienen que tener un grado de humedad alrededor del 70-80% en el ambiente, y esto se da en pocos lugares. Por último es un cultivo que solo se puede dar entre los 15º latitud norte y los 15º latitud sur.  Las condiciones geográficas ya limitan mucho, y si a eso le añadimos las condiciones sociales necesarias…

Qué condiciones sociales?

El problema no es un tema particular del Ecuador ni particular de Colombia, que es el caso más conocido, sino que es un tema global que tiene que ver con el sistema de producción capitalista. La palma como cultivo extensivo, necesita tener un crecimiento porcentual anual para que sea productivo, por lo tanto necesita cada vez más tierras de las características anteriormente mencionadas, y al menor coste posible.  En el mundo, la palma empieza a aparecer en regiones con características específicas. Regiones donde ha habido discriminación histórica hacia sectores indígenas, afro descendientes, pero también en regiones que han salido o están en conflicto armado. Otra característica es que la palma aparece donde los Estados son débiles, en su constitucionalidad y en su legalidad ya que se da en regiones donde existe un problema en la tenencia de tierras. La gente no puede demostrar de manera legal que es dueña de las tierras ya que han estado allí ancestralmente, pero no pueden legalizar los territorios. Por eso aparece donde hay presencia afro descendiente tanto en Ecuador, como en Colombia, o donde hay presencia indígena tanto en Malasia, en Indonesia, en Chiapas o en Guatemala, quitando los terrenos que no se han podido legalizar o establecer ua pertenencia a la comunidad.

Hacia que época empezó la palma en Ecuador?

Los países que tienen la palma cultivada, son países donde el FMI, el BM o instituciones supranacionales han tenido intervención en políticas de desarrollo. Estos proyectos  de desarrollo encaminados a la producción de palma empiezan a aparecer en los 60 simultáneamente en Ecuador, Colombia y en Costa Rica, es una constante bajo la idea de desarrollo en los 60. Entonces si tú ves  en Colombia, la idea de la palma aparece en el 64 y en Ecuador aparece en el 71 más o menos.

Y cuando empieza la palma a ser un cultivo agresivo en el norte de Esmeraldas?

Más o menos por allá por el 93. No significa esto que la palma se empezara a cultivar en esa fecha, sino que recordemos que se empezó por allá por los 70, pero se hizo en zonas donde las condiciones eran otras, donde no eran comunidades afros, ni territorios comunales, sino que eran territorios que los grandes propietarios podían adquirir y no había ningún problema. Ese año (1993), empiezan a aparecer leyes de fomento agrario que les dan capital a grandes productores agrícolas, entre ellos los de palma. La gente cuenta que uno de los grandes inversores de palma en la región, es un ex ministro, del entonces presidente Sixto Durán Ballén y que él aun está en la región, aún tiene territorios de palma que adquirió desde el 93.

Como son esas primeras adquisiciones de tierras?

En los 90, los afros, a partir de su organización comunitaria se dan cuenta que tienen que legalizar su tierra para que no las empiecen a perder en manos de cualquier minera, palmera, o maderera, como ya les había pasado con anterioridad. Es una comunidad con presencia de 400 años en la región y recién en los 90 se les empieza a reconocer que pueden tener los títulos de sus propias tierras. Con la titulación de tierras en los noventa llega también la compra. Entonces aparece ahí como un “juego legal”, como tu tierra ya es legal, entonces yo legalmente ya te la puedo comprar. La cuestión es que esa compra aparece como una compra bajo presiones, no hablamos aún de una presión armada pero sí de una presión intimidatoria o a través de factores geográficos, por ejemplo, alguien que no ha querido vender su finca, pero el de al lado si lo ha hecho, y ya no puede atravesar una cerca para ir al camino o no puede sacar el agua porque queda al otro lado, o le infectan cultivos  con los pesticidas y se ve obligado a vender. Esta es una primera época. Pero la gran época de compra empieza en el 97, 98, 2000 ya que en el 97 se dan las grandes titulaciones de tierras comunales, gente que vive en un espacio y titula comunalmente, lo que les garantiza en teoría que nadie está autorizado a vender la tierra, ya que tiene que ser bajo consenso comunal. Pero entonces  llegaron a Ecuador los grupos armados.

Porque llegaron los grupos armados a Ecuador?

Tal como dice un habitante de la región, en el 2000, se da la dolarización del Ecuador. Entonces el narcotráfico colombiano y los grupos armados, ya no tenían que ir a buscar los dólares a Panamá con la compra de armas, sino que ya los tenían en la frontera, ahí nomás y una frontera mucho más accesible ya que recordemos que la frontera colombo-panameña es menos accesible por el Darién, en cambio la colombo-ecuatoriana es muy fácil de acceder por barca. Esto les permite lavar el dinero del narcotráfico en compra de tierras o en ayudar a un empresario, y empezar a establecer una economía de la violencia. Por eso aparecen los paramilitares.

Desde el 2000 o antes incluso desde el 97 hay también presencia de las FARC en la región. Pero la presencia de las FARC, según determina la gente, es una presencia de abastecimiento, no está de sicariato, ni de violencia. Aparecen también campamentos de entrenamiento, en territorio ecuatoriano, para no ser detectados por el gobierno colombiano en su territorio.  En teoría, la presencia de los paramilitares, la justifican diciendo que ellos aparecen donde hay insurgencia colombiana, para hacer un plan de contrainsurgencia, aunque paralelamente a este objetivo empiezan a establecer su economía ilegal basada en el narcotráfico, y en 2000 efectivamente empiezan a evidenciárselas primeras formas de narcotráfico en la región.

Qué relación tiene la llegada de los paramilitares con la palma?

Mapa que relaciona paramilitares y cultivos de palma. 

Esta llegada nos permite entender, porque la violencia empieza a ser un factor determinante para la expansión del cultivo. La gente empieza en el 2000 a ver que la compra de tierras, ya no se da con presión geográfica, sino que se quita a través de coacción armada. Se mandan grupos de sicarios, gente armada, y se les dice a la gente que o  venden su tierra o directamente se les mata, se amenaza a las familias… Desde el 2000 se da una gran extensión del cultivo en San Lorenzo. Estamos hablando que en el 99 hubo un crecimiento de 90 hectáreas en la región, pero en el 2000, pasamos de hablar de 90 hectáreas a 3795 ha, en 2001 4000… Estamos hablando de un porcentaje muy elevado de un año en relación al otro (99-2000), y casualmente se da con la llegada de las AUC a la región.

Qué hace el Estado?

El Estado ayuda a este incremento del cultivo con el decreto promulgado por el presidente Novoa en 2002, mediante el cual cambia el estatus de las tierras. Las tierras que no han sido reclamadas, pasan de ser tierras del estado a ser tierras de fomento agrario. Es decir el Estado cambia el estatus y las vende a las personas que ya tienen palma en la región. Estamos hablando de 50.000 hectáreas que cambian de status en 2002. Por eso de cara a 2005 ya estamos hablando de 18000 ha. cultivadas.

Y a partir de 2005?

A partir de 2005, en Colombia,  se da el famoso proceso de “desmovilización” de paramilitares de Álvaro Uribe. En 2005 los hombres del bloque “libertadores del Sur” que es el bloque que está presente en Nariño, en la frontera con Esmeraldas, entregan las armas. De ese bloque desmovilizado, 300 hombres ya están en armas a la semana. Entonces no estamos hablando de una desmovilización, estamos hablando de una reorganización del paramilitarismo. Los cabecillas del bloque, son entregados a la justicia, pero los segundos al mando no. Son estos los que organizan los nuevos paramilitares. Este proceso se da simultáneamente en toda Colombia. 2005 es un momento de aparente paz en Esmeraldas, pero sin embargo, se están creando clandestinamente escuelas de sicariato, en las cuales a ecuatorianos se les está tecnificando en el uso de la violencia. No podemos afirmar si es el bloque central o el bloque libertadores del sur pero si podemos decir que son paramilitares los que están en esa escuela de sicariato.

Como afectó esta reorganización a partir de 2006?

En 2006-2007, ya se empieza ver al grupo de águilas negras andando por San Lorenzo, por Limones, por Borbón… Se sabe en 2007, las águilas negras estableció un grupo en el cual hay 4 personas haciendo presencia permanente en la región. La gente dice que la casa donde están estas águilas negras esta a tan solo 2 cuadras de la policía.

Actúan pues como en Colombia con apoyo de la fuerza pública?

No, no realizan acciones conjuntas, este caso es particular. Los paramilitares lo que hacen es comprar a la policía para que ellos puedan delinquir. Se sabe que la policía, la guardia nacional, y sectores del ejército ecuatoriano presentes en la región, tapaban cosas a los paramilitares porque estos les pagaban.

Como siguió evolucionando la región en los siguientes años?

La gente habla que en los dos siguientes años, de 2007 a 2009, fueron los años de mayor violencia en que los asesinatos ocurrían a cualquier hora, o en que se asesinaba a cualquier persona delante de los demás habitantes de la región. Se asesinaba ya no selectivamente con corte político-social sino por pago. Aquí los paramilitares funcionaron como asesinos a sueldo. Les interesaba esto ya que de esta forma infundían el miedo y el temor, lo que les permitía un control territorial en la región para establecer su economía narcotraficante y criminal. Ellos no viven de matar a 25 dólares, sino del narcotráfico y del tráfico de armas en la región. Este temor hacía también que la gente no denunciara. Si uno va a la defensoría de Esmeraldas o Quito, no hay ni una sola denuncia por asesinato o violencia armada en la región.

Como afectó esto a los movimientos sociales?

Habían presiones sobre ciertos movimientos sociales, no coaccionando directamente a un líder pero si se mataba a gente para que ese líder por ejemplo quedase callado delante de ciertos asuntos. También me contaba un líder de la región que cuando había reuniones por temas de tierras, hacían presencia los sicarios que águilas negras habían entrenado.

Y qué pasa con la palma durante esta época de mayor violencia?

Durante estos años de gran violencia, la palma pasa de tener  18000ha. en 2007 a tener en 2009 entre 27000 y 30000 ha. Estamos hablando de 12000 ha mas en dos años. Así pues hay efectivamente un ejercicio de la violencia para la acumulación y obtención de tierras. La gente fue desplazada, aunque no legalmente, puesto que oficialmente vendió la tierra eso sí, bajo presión y coacción. El problema no debería ser quién vendió o no vendió la tierra y a qué precio, sino que presiones o que proyectos hubo detrás para que el campesino vendiera la tierra.  Hay proyectos grandísimos de tenencia de tierras, entonces por parte de palmeros, ahora por parte de mineros, pero también por parte de megaproyectos. En la región confluyen muchas problemáticas. Además debería tenerse en cuenta que tipo de tierra se vendió, ya que se vendieron tierras comunales, que no se pueden vender.

Y  a partir de 2009?

Mapa que relaciona bandas sicariales y cultivo de palma en 2007. 

A partir de 2009 los paramilitares se retraen.  Según algunas informaciones, se habla de un grupo  élite del lado colombiano, que empieza a hacer limpieza dentro de los paramilitares, para depurarlos. La gente cuenta que un grupo de estas características, llegó y acabó de raíz con los paramilitares que habían en la región. Este grupo mantuvo una confrontación armada durante 30 minutos con los policías de San Lorenzo en medio de la población, pero el grupo es tan especializado que logran escabullirse sin que ninguno sea dado de baja por lo que no se saben a ciencia cierta quienes fueron los que hicieron el trabajo de acabar con los paramilitares en San Lorenzo.

Entonces se acaba con la violencia?

Se acaba con la cabeza de la violencia, pero suben los segundos al mando. Entonces empiezan a tener el control de la región las bandas sicariales que los mismos paramilitares habían entrenado. Hablamos de dos bandas sicariales que se disputan el control de la región, una es la banda de El Látigo, y la otra es la banda de César Bernaza.

La salida de los paramilitares y la consolidación del sicariato nos muestran que hay un proyecto en la región, con una economía ilegal narcotraficante que maneja préstamos de dinero, compra-ventas de tierra, asesinatos… También entran en juego los servicios de seguridad que prestan estas bandas a los palmicultores  dentro de las haciendas, lo cual vuelve a mostrar la relación entre palmicultores y bandas criminales. La gente habla de asesinatos dentro de las plantaciones que fueron ordenados por  los palmicultores. Además de estos dos negocios también entra en juego ahora el tema de la minería ilegal que está controlada por grupos armados colombianos. En este negocio también entran las FARC y grupos sicariales, que se reparten la extracción de oro en la región para financiarse. Entonces se sigue reproduciendo la economía ilegal, ya no bajo unos sino bajo otros.

Qué opina usted sobre esta retraída paramilitar?

Mapa del cultivo Palma en territorio de la Comuna de Santiago Cayapas. 

Mi hipótesis es que 2009 es una retraída estratégica del paramilitarismo, ya que en los dos anteriores años se habían visibilizado mucho. Para volver a dosificar la violencia manteniendo a la población bajo un régimen de miedo, de no denuncia, sin ser tan visibles. Los paramilitares no se fueron de la región ya que por ahí siguen las rutas de narcotráfico y por ahí esta todo el lavado de dinero,  se siguen expandiendo los cultivos de palma, se sigue extrayendo el oro de la región mediante el uso de la violencia y donde el grupo afro descendiente está siendo desplazado de sus territorios, están perdiendo  los territorios colectivos de la región. Podemos hablar que una de las comunas más grandes, la comuna de Santiago-Cayapas, que cuenta con 60.000ha, ha perdido alrededor del 30% del territorio en manos de los cultivos de palma. Esto evidencia que a día de hoy sigue actuando una economía de la violencia en la región y sigue actuando el capitalismo neoliberal de la manera más violenta en la región, confinamiento de las comunidades para obligarlos a trabajar en las palmeras, y neo esclavismo ya que se les paga 9 dólares al día de trabajo que es irrisorio. Estamos viendo una región donde no hay presencia del Estado, ya que si hubiera Estado, no habría esta economía ilegal, ni presencia de grupos armados, ni extracción minera ilegal, ni expansión palmera ilícita, ni perdida de territorios comunales… Hay un racismo estructural en Ecuador, San Lorenzo se encuentra a 6 horas de Quito y presenta estos problemas! Entonces encontramos los mismos patrones globales descritos anteriormente: discriminación, no presencia del estado, conflicto armado, presencia de grupos afro descendientes, presencia de grupos indígenas…

Cuáles han sido los principales perjuicios de este negocio sobre la población?

La violencia, la pérdida de territorios comunales, la contaminación de ríos por los agro-tóxicos que se usan en el cultivo de la palma, y recordemos que estas poblaciones dependen completamente del río, del agua, del pescado, del transporte…. Otra problemática más es la destrucción de la biodiversidad en la región.

Cuáles han sido los índices de desplazamiento?

Eso es lo mejor (risas). En Colombia hay formas de medir el desplazamiento, porque hay oficinas y uno lleva denuncias y lo contabilizan… pero en Ecuador como no hay conflicto armado, no hay instituciones que lleven el control del desplazamiento, por lo tanto el desplazamiento en Ecuador desde el orden institucional no existe. No se sabe a ciencia cierta cuanta gente ha salido de la región. El único factor que nos podría ayudar a determinar el desplazamiento es la titulación de las tierras. Podríamos hacernos una idea sabiendo quienes son los dueños de la tierra cuando se hicieron las titulaciones en los 90 y observar cuántas personas vendieron las tierras que dejaron. Pero no se puede hacer porque, primero en el  Gobierno de Correa se descubrió que había una venta ilícita de tierras en la región, los mismos funcionarios públicos vendían de manera ilegal la tierra. Esto  no permite determinar que es verdadero y que falso de esos papeles. Y por otro lado, las veces que yo estuve en la entidad para pedir el acceso al archivo no me dejaron acceder, no me dejaron hacer trabajo de archivo de titulación de tierras en la región norte.

Cree que se ha beneficiado en algo la población?

La gente creyó en el proyecto! Creyó que se les iba  generar fuentes de trabajo ya que el Estado no genera fuentes de trabajo. La palma no necesita tener tantos trabajadores siendo un proceso tan tecnificado. Además si le unimos la filosofía capitalista que busca rebajar el gasto, pagando menos al trabajador, para obtener más plusvalía. Lo que hacen los palmeros al ver la situación de desplazamiento de colombianos en la región, es meter trabajadores desplazados colombianos en las palmeras porque les sale más barato, no se ha de pagar ni salud ni impuestos ni nada, se paga al día a día, y les sale más barato esclavizar desplazados colombianos que contratar trabajadores afro ecuatorianos. La gente denuncia que efectivamente hay trata de personas desde el lado colombiano que los traen para trabajar en una plantación, ya que sale más rentable.

Que problemas existen a parte de la palma en la actualidad?

Minería, madereras, contaminación del agua, pérdida de biodiversidad, narcotráfico, conflicto entre grupos armados… Pero algo muy latente es el choque social que va a haber entre los habitantes de la región y refugiados colombianos ya que estos últimos están llegando en masa y están obteniendo más beneficios de carácter social porque llegan con el estatus de refugiado. Cuando eso lo ve un habitante afro ecuatoriano de la región, sin trabajo, desplazado pero no reconocido…

Cuál es la posición actual de la población? Existe organización para combatir los problemas?

La población se encuentra en una situación de total vulnerabilidad, ya que no hay instancias legales para defender su territorio, porque aun no existe el marco legal que le permita al territorio comunal subsistir. Institucionalmente tampoco hay cómo, ya que el Estado es el mayor  patrocinador del cultivo de palma.  Además la organización social que tituló tierras y unió a la comunidad en los 90, la acabaron. Ahora están buscando una plataforma mediante la cual reorganizarse, la lucha por el agua, pero está siendo amenazada por los sicarios de la región, con lo que volvemos al mismo punto, una población que está en plena vulnerabilidad.





Zona de Reserva Campesina, una nueva esperanza

14 06 2011

Tal como explicamos en otras entradas, el campesinado colombiano ha sido durante muchos años, y es aún a día de hoy, perseguido. Esta persecución tiene como finalidad forzar al campesin@ a abandonar sus tierras. Unas veces para que pasen a formar parte de grandes latifundios (10% en manos paramilitares y narcotraficantes), y otras, de  grandes multinacionales, a las que no se les escapa gran riqueza mineral que poseen. Para garantizar el desplazamiento, el Estado colombiano ha limitado su presencia, a una fuerte militarización de la región bajo la excusa de la lucha contra las drogas y la insurgencia obligando al campesinado o bien a engordar los cinturones de pobreza de las grandes ciudades, o a ocupar nuevos terrenos selva-adentro.

Este continuo desplazamiento ha hecho que el campesin@ a día de hoy viva en terrenos baldíos, es decir que oficialmente pertenecen al Estado, aunque lleven años trabajando en ellos. Esto constituye una nueva amenaza de desplazamiento, y más después de ver que el Estado, haciendo valer sus intereses, no ha cumplido con su obligación de darles el título que les pertenece. El anuncio este año por parte del nuevo ministro de agricultura de volver a reactivar las Zonas de Reserva Campesina (ZRC), es un paso en la lucha contra esta amenaza.

Que es la Zona de Reserva Campesina (ZRC)?

Una ZRC se define como un área geográfica delimitada para ordenar social, cultural y ambientalmente la propiedad de la tierra en esa región. Es una figura que defiende el derecho a la tierra del campesin@, así como lo hace el Resguardo para los pueblos indígenas o los Consejos Comunitarios para los Afro-Colombianos. En esta región se busca desarrollar, estabilizar y consolidar la economía campesina para que convivan pequeños propietarios. En la ZRC, la propiedad puede delimitarse en términos de Unidad Agrícola Familiar (UAF). Una UAF corresponde a un número de hectáreas variable, en función de la unidad familiar que tenga que sustentarse.

Esta figura fue aprobada por el Gobierno en 1994, después  de diversas marchas en la década de los 90 protagonizadas por las organizaciones campesinas. Este logro se vio truncado con la  llegada al Gobierno de Álvaro Uribe (2002 – 2010), el cual paralelamente a su política de terror, se dedicó a estigmatizar las ZRC, presentándolas como refugio de la insurgencia, hasta conseguir congelar todas las iniciativas que ya estaban en marcha.

Qué beneficios aporta la ZRC al campesinado?

  • La titulación de la ZRC, es comunitaria,  lo que obliga a las parcelas a atenerse a las normas de la ZRC, pero cada familia es  propietaria (con título) de su UAF, por lo que ya no es vulnerable ante un posible desalojo por parte del Estado.
  • Cualquier propietari@ puede vender su UAF, cambiarla, pero nunca puede hacerlo a una multinacional, sino que ha de hacerlos a otro campesin@. Además ningún campesin@, puede ser dueño de más de una UAF, lo que combate claramente el latifundismo que es un grave problema en Colombia (Un 0,43% de los grandes propietarios es dueño del 62,91% del Área Predial Rural)
  • Se prohíbe la extracción indiscriminada de recursos naturales, lo cual busca su preservación mediante una explotación racional. Además, al no poder poseer grandes extensiones, las multinacionales no pueden acceder a estos terrenos
  • Construcción participativa por parte de l@s campesin@s de  un Plan de Desarrollo de la región al cual el Estado está obligado a limitar sus inversiones. Esto significa que será el mismo campesinado quien decide la dirección a tomar para el desarrollo y que el Estado está obligado a invertir en ello.
  •  Elaboración de un Plan de sustitución de cultivos de uso ilícito a través de iniciativas productivas concertadas  con las comunidades campesinas . Esto hace que el plan para erradicar este tipo de cultivos ya no sea la fumigación masiva sino a través de generar una alternativa real al campesinado.
  • Permite la creación de una política rural alternativa encaminada hacia la verdadera reforma agraria que requiere el país.

Así pues, con el anuncio realizado por el Gobierno y la reactivación de las ZRC, se abre una nueva esperanza para tod@s es@s campesin@s que viven día a día bajo la amenaza de un nuevo desalojo. Ahora es el momento de ver si el anuncio de creación de nuevas ZRC hecho por el gobierno para este año queda en solo palabras o termina siendo una realidad.





La coca, el combustible de un conflicto

3 06 2011

Autor: IAP

Es común que al ser preguntados por  Colombia, la mayoría de respuestas asocien el país a la coca. Nos gustaría aclarar que Colombia es mucho más que eso, pero puestos a hablar de este tema en concreto, sería bueno previamente aclarar la terminología para no incurrir en errores. Primeramente debe diferenciarse entre coca (planta de cultivo legal), pasta de coca (hoja recolectada y procesada con gasolina, queroseno, ácido sulfúrico…), y cocaína (producto, normalmente refinado en laboratorios europeos o estadounidenses, obtenidos a partir de la pasta base y otros químicos).

Aclarados estos términos, podemos pasar a describir la realidad de la coca en la región. Durante las diferentes visitas, hemos podido constatar la existencia de muchos cultivos de coca, de hecho es una práctica habitual entre l@s campesin@s, alternar este tipo de cultivos con cultivos de pancoger (yuca, plátano, fríjol…). Este hecho, es utilizado continuamente por los medios de comunicación, para tildar a l@s campesin@s de Narco-campesinos o financiadores de guerrilla… Pero como en muchas otras ocasiones, ésto no es más que un uso publicitario de la realidad, para justificar las atroces intervenciones del Estado en su presunta guerra contra el narcotráfico y esconder las verdaderas carencias de inversión en la región. Para comprender esta realidad, es preciso indagar en sus raíces.

Porque cultivan coca los campesinos?

Para entender el porqué de la presencia de estos cultivos, es necesario conocer

Autor: IAP

todas las motivaciones que llevan al campesino a esta opción. Para l@s campesin@s, plantar coca no es una opción, es verdaderamente la única alternativa que tienen de obtener un ingreso económico mínimo, que les permita mantener a sus familias con dignidad. Much@s campesin@s han intentado subsistir mediante cultivos como yuca o plátano, pero la falta de inversión del estado en infraestructuras (muchas veces la carreteras sólo son transitables a pie o en mula), unido a la desvalorización del precio de los alimentos en el mercado hace que esta opción no sea rentable. Por ejemplo, el cultivo de plátano, que tarda un año en crecer, puede venderse a 1500 pesos (0.58 €) el Kg, a lo que hay que restarle los gastos de producción y transporte en las mencionadas condiciones. En cambio 1 kg de pasta de coca, que cabe en una maleta, se vende por 2.500.000 pesos (1000 €), y eso sin contar que la planta de coca produce hojas cada 3 meses. Como vemos la diferencia es sustancial, e intentar sobrevivir a partir de cultivos como plátano o yuca, en estas regiones, es totalmente inviable.

Los mism@s campesin@s, nos expresan muchas veces, su deseo de abandonar este tipo de cultivo, ya que solo le causa problemas pero para eso necesitan una alternativa productiva, que el Estado no les proporciona.  Como afirman: “Nosotros no somos narcotraficantes, somos campesinos que cultivamos coca, no porque queramos sino porque no hemos tenido otra opción para sobrevivir”.

Autor: IAP

En el ciclo productivo de la cocaína, el campesino es únicamente el que planta la hoja y la vende en los municipios en forma de pasta de coca. Lo ilícito no es el cultivo de la hoja ni su recolección, actividad legal en el país, lo ilegal es su uso ilícito, por lo tanto no debe hablarse de cultivos ilícitos, sino de cultivos de uso ilícito. En los municipios los narcotraficantes compran la pasta de coca y la procesan con químicos comprados a multinacionales extranjeras de manera legal, para aumentar sus ganancias mediante su comercialización principalmente en Europa y Estados Unidos. Así la coca se convierte en una de las multinacionales más rentables después de las armas y el entretenimiento.

Y que hace el estado para solucionar este problema?

Antes de entrar en los planes del Estado, es preciso aclarar que todas las acciones llevadas a cabo, no han conseguido rebajar los índices de producción de coca, probablemente porque no interesa acabar con este negocio del cual el propio Estado, militares, guerrilla y paramilitares se benefician (hasta la misma CIA reconoció en sus documentos desclasificados que se financiaba del narcotráfico). De hecho aunque continuamente se mediatice con que la coca es uno de los focos del conflicto a ser combatido, la realidad nos muestra que ésta no es el problema en sí, sino el  combustible que lo sustenta para todas las partes.

Hablar de la política del Estado en este tema, es hablar de Plan Colombia. Muy por encima, el Plan Colombia consiste en un cuantioso préstamo de dinero de EE.UU. a cambio de que el Estado colombiano combata el terrorismo y el narcotráfico mediante pautas estadounidenses.  Esta pautas siempre son dictadas  favor de grandes multinacionales, como Monsanto o Dyncorp, y en detrimento del campesino que es quién paga las consecuencias.

Dentro del Plan Colombia, el estado firmó un lucrativo contrato con Monsanto, a cambio de que éste le proporcionará el glifosato, un herbicida “inteligente” derivado de su conocido producto Roundup. Según afirmó el propio  gobierno, el glifosto es capaz de matar selectivamente las plantaciones de coca, sin afectar a los demás cultivos ni personas. La realidad es que el Estado contrató a Dyncorp, una empresa de aviación, para realizar fumigaciones indiscriminadas desde el aire, en las regiones donde se supone que existen cultivos de coca. Con esto, no se consigue solamente eliminar la coca, sino que también se mata los cultivos de pancoger de los cuales dependen las familias, se deja la tierra improductiva durante años y  se contamina el agua de la cual todos dependen.

La gravedad del asunto no termina aquí, ya que las personas también son fumigadas, provocándoles graves problemas de salud como quemaduras, vómitos o insuficiencias respiratorias. El campesinado es visto como una plaga, y por lo tanto las plagas hay que exterminarlas.

Muchos de l@s afectad@s se preguntan por qué el Estado en vez de gastarse el dinero con las fumigaciones no invierte en el campo, dándoles créditos, arreglando las carreteras y facilitando un plan de desarrollo alternativo que les permita sustituir su actual modelo de vida. El costo de la fumigación aérea con glifosato es de 626 $ (unos 500 €) por hectárea. Teniendo en cuenta las grandes extensiones fumigadas, esto se convierte en una gran suma de dinero, que solo ha servido para trasladar las personas y los cultivos a otras regiones, promoviendo una vez más el desplazamiento, muchas veces intencionado debido a la riqueza mineral de las regiones.

En resumen podemos ver que la coca es para el campesinado, no un negocio, sino el único método de supervivencia que le queda ante la falta de inversión del Estado. Éste en cambio, lejos de ayudar al desarrollo de la región,  dictamina mediante sus políticas que el culpable del consumo de las drogas es el campesinoque cultiva la hoja para sobrevivir, ocultando así los verdaderos beneficiarios del negocio y fomentando el desplazamiento de la población.

Otra reflexión necesaria, es el cambio de la visión europea que se tiene acerca del país y la coca, y como el consumo de la cocaína, financia un negocio mundial, como es el conflicto colombiano.





Retorno y Justícia

30 03 2011

Autor: IAP

Nuestro tercer acompañamiento nos lleva a la región del Meta, situada entre la cordillera oriental andina y el llano. Concretamente a una pequeña vereda llamada Costarrica, a donde acompañamos a la organización DH Bajo Ariari. El objetivo fue tener un primer contacto con el campesinado de las veredas cercanas, escuchar sus testimonios y conformar un pequeño comité de derechos humanos que ayude a aclarar y denunciar las violaciones que durante tiempo han sufrido.

Autor: IAP

El aparentemente corto viaje (2h) que une Bogotá con Villavicencio, capital del Meta, se convirtió  en una larga espera de 8 horas debido a un deslizamiento de tierra. Pero los problemas no acabaron aquí. Tras perder algún equipaje, fuimos recogidos por un 4×4 que nos llevaría por un camino forestal al lugar de reunión. El camino para nosotros fue precioso, atravesando dos ríos (sin puente), y por en medio de una espesa vegetación, pero ni el conductor ni el coche pensaban lo mismo y tenían razón. En un momento determinado se quemó el embrague del coche quedándonos varados en medio del bosque. Así pues el trayecto concluyó con caminata de 2 horas, mochilas a cuestas, hasta llegar a a una pequeña ex-escuela donde se realizó la reunión. Allí nos esperaban l@s asistentes desde hacia varias horas.

Autor: IAP

Tras la presentación  de tod@s, tocó el turno de escuchar los estremecedores testimonios locales. Tod@s l@s asistentes explicaron su historia; mujeres cuyos maridos e hijos habían sido asesinados y tras poner la denuncia aún esperaban una mínima respuesta, el relato de las niñas que nos enseñaban en la misma escuela como el ejército la destruyó, quemando los libros, incluso inutilizando con pintura las pizarras…. Las atrocidades fueron varias, y todas cometidas por ejército y grupos paramilitares; asesinatos, destrucción de hogares y escuela, robo de ganado, de tierras… Todo tenía un único objetivo, el desplazamiento forzado, sembrando el terror y dando entender a la gente  de la región que allí, no tiene posibilidades de supervivencia ni educación.

Autor: IAP

Después de un periodo de obligado desplazamiento, toda esta gente esta paulatinamente volviendo a su hogar, repoblando el campo pese a que el peligro aún es latente y el conflicto continúa. Su deseo, ver como se hace justicia sobre los asesinos de sus familias y poder así comenzar de nuevo a vivir en paz.

Autor: IAP

Tras concluir la reunión y determinar los pasos a seguir, tuvimos la oportunidad de compartir tiempo con ell@s a modo personal. Una vez más nos sorprendieron excepcionalmente con su curiosidad, amabilidad… Ésta quedo manifiesta en el momento de partir. Tras una nueva caminata de dos horas, esta vez acompañados por l@s campesin@s, llegamos de vuelta al lugar donde se encontraba varado el coche. Aún no podemos explicarnos como fuimos capaces, gracias a su ayuda, de sacar el coche de aquel lugar. La vuelta, aunque agotadora y peculiar (volvimos en un camión de bananos) fue una auténtica lección de compañerismo y solidaridad.





¿Oro o Agua?

28 03 2011

Autor: IAP

Tal como explicamos en el post anterior, nuestro primer acompañamiento fué al municipio de Califonia ( NE de Bucaramanga). La organización acompañada fué la ACVC (Asociación del Valle del Rio Cimitarra) y la finalidad reunirse con los líderes de junta comunal de las diferentes veredas (asentamientos alejados del casco urbano) de la región.

El municipio de California, es una región altamente rica en diversos aspectos. Por una banda, posee una riqueza natural, con ecosistemas únicos  como son el páramo y el bosque nublado andino. Además, gran parte de los ríos que abastecen las ciudades de alrededor (tanto de agua como de pescado) nacen en sus montañas. Por otra banda posee una gran riqueza mineral, concretamente oro. Este oro ha sido históricamente explotado por pequeños mineros artesanales, pero en los últimos años, concidiendo con el Plan Colombia Minera 2019, se ha atraído el interés de las grandes compañias transnacionales mineras. Esto se ha conseguido en gran parte con una rebaja sustancial (nosotros diríamos regalo) de las regalías que estas empresas han de pagar al país. Concretamente éstas han pasado del 15% al 0.5%. Es decir ya no basta con despojar y  regalar tierras sino que ahora se regalan recursos.

El objetivo princiupal de la reunión era conocer directamente de l@s campesin@s afectad@s  el impacto que estas empresas han conllevado, tanto en el aspecto natural como social.

El aspecto natural es obvio. La intención de las empresas (entre ellas Greystar) era pedir la concesión de minería al aire libre. Esta consiste en reventar la montaña y poco a poco ir extrayendo el oro de los escombros. Asi pues en el aspecto natural, se procedería a la destrucción del ecosistema, y una mayor contaminación de ríos que con la explotación minera actual.

Autor: IAP

En el aspecto social se encouentran muchísimos problemas. El primero es que la promesa de que la empresa aportaría dinero a la región, no solo ha sido falsa, sino al contrario, ha conllevado un mayor empobrecimiento. La empresa no compra los alimentos locales (son todos importados de las ciudades), y a parte una fracción de los salarios se pagan en vales que son de obligatorio cobro en la ciudad próxima de Bucaramanga, y por lo tanto también gastados en la misma.

Otro problema social que ha venido unido a las transnacionales es  la aparición en el municipio de prostitución. Gran cantidad de mineros hacen valer su pequeña ventaja adquisitiva comprando el cuerpo de mujeres e inclusive niñas. Otras veces lo hacen bajo la promesa de pagar estudios a chicas sin posibilidades, llegando en muchas ocasiones a dejarlas embarazadas prematuramente, para a continuación no responsabilizarse y abandonarlas. Este echo de abandono de mujeres e hij@s, no es un problema específico de la región sino es un problema social muy extendido en todo el país del cual ya hablaremos en futuros artículos.

La  presión mediática ejercida por parte de grupos ambientalistas, así como la amenaza de contaminación de aguas, ha hecho que gran parte de la población se posicionara en contra de este tipo de minería. Esto creó una gran incertidumbre en el gobierno, que durante semanas dudaba de qué veredicto dar a la petición de minería abierta hecha por Greystar. Esta incertidumbre se transformó en una caída del valor de las acciones de Greystar en la bolsa. Este echo hizo que finalmente Greystar decidiera renunciar a su petición. No obstante esta renuncia está muy lejos de  ser una victoria. Explicamos. Actualmente Greystar ya está explotando las minas, aunque lo hace bajo suelo, perforando en Galerías. Estas  galerías no son pequeñas, sino suficientemente grandes para que pasen los camiones. Estas perforaciones dentro de la montaña, provocan a largo plazo una perdida de agua en el suelo del páramo,  que con los años éste se irá alterando hasta su destrucción, y es entonces cuando la compañía tiene previsto solicitar la licencia para explotación al aire libre. La renuncia ha creado por otra parte un conflicto interno en el municipio entre mineros a favor de la transnacional y campesinos con tierras en contra, que además ven como progresivamente se secan sus tierras.

Autor: IAP

Es por eso que la lucha continúa y que en la reunión además de conocer estos problemas se buscaron actividades a realizar y se definieron los pasos a seguir para además de conservar el ecosistema, incluir en el proyecto a los mineros artesanales, dándoles las herramientas para que su actividad sea sostenible y no contaminante.

En definitiva podemos decir que fue un acompañamiento sin problemas, en una zona preciosa y a su vez muy interesante.